INTERIORISMO Y REFORMA | UNA COCINA CON VISTAS AL MAR

Sobre este proyecto

Suele ser complicado mostrar las fotos del después de las reformas que realizamos o de los proyectos de decoración online que gestionamos junto a vosotros hasta que casi no ha pasado un año si no es el caso de ser un negocio. Por eso agradecemos infinito cuando pequeños, pero maravillosos proyectos se materializan casi en un visto y no visto, tan pronto que hasta  tardas en enseñarlos sólo por poder disfrutar a solas un poco más de ellos. Y el proyecto de esta cocina y su reforma, es de estas cosas que vas paladeando por momentos.

 

Esta cocina de 25 m2 con preciosas vistas a la bahía de Santander llevaba más de 20 años sin reformarse… su diseño no representaba nada el carácter palaciego del edificio en el que se encontraba, y su distribución apenas dejaba disfrutar de las vistas. Y eso fue lo primero que quisimos potenciar dotándole de la elegancia que aportan los materiales nobles, y que tanto merecía… Un suelo y una doble península central en Dekton simulando mármol que le aportara toda la luminosidad de los días grises en este norte nuestro. Madera natural, vitrinas de cristal…  y algo de negro. El básico de la elegancia. Unos preciosos muebles de madera de Muebles Ébano lacados en gris con tirador acabado en porcelana rematan todo el conjunto.

 

La distribución fue otra de nuestras apuestas claras a la hora de plantearnos este proyecto, a pesar de la complejidad que suponen las cocinas cuadradas de estas dimensiones, teníamos claro que potenciar las vistas a la bahía era una de las premisas del proyecto. Por lo que nos arriesgamos a quitar casi toda la superficie de encimera de alrededor, creando una doble península dónde cada espacio de trabajo estuviera diferenciado y enfrentado a la vez, y donde los otros 2 vértices del cuadrado actuaran con su propio cometido: la zona de sentar para al menos 6 comensales y la zona de nevera y despensa. La pared de entrada, se quedaba vacía de mobiliario y tan sólo se acentuaba con unos detalles para colgar de Doméstica House Goods, que compensan en color y diseño, con el negro de las lámparas del conjunto de la zona de comedor.

 

La zona de sentar se compone de una maravillosa mesa Ercol de Pepita de Oliva junto a unas sillas de Kenay Home y unas lámparas Tom Dixon que rematan el conjunto. A su lado una pequeña zona de apoyo para el desayuno con almacenaje y de telón de fondo, el papel de cerezo en flor de Van Gogh en tonos grises y blancos. En la pared de enfrente un calendario perpetuo para planificar cada mes.

 

Por último, y en el centro de toda la escena, la barra de madera que se apoya en la península con los dos taburetes de Hay, una zona que funciona relacionándose con cada uno de los vértices de este espacio.

 

Y desde cada esquina… ves el mar y las maravillosas vistas de la Bahía de Santander, en una cocina donde los días más grises se tornan luz inundando con toda su claridad.

Cocina 25 m2 con vistas al mar

Santander. Cantabria

Gestión de Obra: Caravan Interiors

Fotografía: Marta Vilches

Category
Hogar, Interiorismo, Reforma