CONVERSIÓN DE LOCAL EN VIVIENDA

Proyecto de Interiorismo y Reforma

La conversión de este local en vivienda en Santander, nos llegó cuando el cliente encontró este local de 36 m2 y visualizó todo el potencial que éste tenía. Así, que después de realizar todas las consultas ,en el Ayuntamiento, se puso en contacto con nosotras, para sacarle todo su potencial.

No sólo quería un proyecto de arquitectura que le garantizara el cambio de uso de oficina a vivienda, también quería una idea atractiva y muy visual que entrara por los ojos, fresca, moderna y divertida. Así que nos pusimos manos a la obra con muchas ganas, porque nosotras también veíamos todo ese potencial.

Su mayor atractivo era: su doble altura, y la luz que entraba a raudales por toda la cristalera superior. Además, otra de las ventajas con las que contaba, es que se encontraba en la zona común de un edificio rodeado de verde, lo que le dotaba de cierta intimidad.

El verdadero reto de este proyecto fue encajar el tetris de normativa necesaria, para realizar este tipo de conversión de uso de local a vivienda.

No sólo hay que cumplir con el CTE (Código Técnico de la Edificación), como es obligación en cualquier proyecto de obra mayor. Hay que adaptar también la normativa de cada Comunidad Autónoma, para conseguir luego, la cédula de habitabilidad. Y por último, las ordenanzas en materia de vivienda de cada Ayuntamiento. Y todo esto, en muchas ocasiones, se contradice entre sí.

Así que empezamos a encajar todas esas piezas. Y en éste caso, en Cantabria, salvo el baño que puede tener un altura de 2,20 m., todas las demás estancias de la vivienda debían tener 2,50 m. y ventilación directa; por lo que situar adecuadamente el cuarto de baño, era fundamental para este proyecto.

El baño y la cocina se enviaron al fondo del local para poder aprovechar al máximo la doble altura del local y su luz en la mayor parte del local, y de esa manera, tan sólo dejar una pequeña zona de altillo sobre el baño que se pudiera aprovechar posteriormente.

Así, el espacio principal abajo se dividía en: baño y cocina al fondo. Y el dormitorio y el salón, compartían la zona de doble altura, separados mediante un tabique. Esto era debido a una normativa que había que cumplir por parte del Ayuntamiento para la licencia, pero no por parte de la Comunidad Autónoma para la cédula de habitabilidad (curiosidades). Por lo que posteriormente pudimos quitarlo y dejar todo ese espacio diáfano.

En cuanto a estilo, para la conversión de este local en vivienda en Santander, el cliente tenía claro que como pavimento quería hormigón pulido.

Por su costo, y por su mantenimiento al estar dirigido a ser un apartamento de alquiler. Y como ya sabéis, solemos decir que el estilo lo marcan los pavimentos, y que como en el vestir, comenzamos por los pies. Era por tanto necesario aportarle cierta calidez al hormigón y al blanco, con un material como la madera.

Así, la madera se convirtió en el acabado elegido para la cocina, combinando los muebles bajos en madera, con los altos en blanco (la combinación de colores en los armarios de la cocina, es un recurso que utilizamos habitualmente para darle movimiento al espacio).

Además, el altillo superior se quiso dejar parcialmente abierto hacia la doble altura, y planteamos para ello una celosía a base de palillería de madera de pino natural. De esa manera, con la celosía, la luz entraba hasta dentro del altillo, otorgándole por otra parte, de cierta intimidad además de darle una calidez extraordinaria al espacio.

Las lámparas seleccionadas son de El Corte Inglés, muy en tendencia y en sintonía con la palillería detrás de ellas, y el sofá y el resto de mobiliario se compró directamente a través de Amazon. Mobiliario funcional, barato y práctico para una vivienda de alquiler.

Esta conversión de local en vivienda, se ha convertido en un Proyecto de Arquitectura precioso, que ha sido publicado en revistas como HOLA.

Proyecto:

Caravan Interiors

Gestión de obra:

Caravan Interiors

Fotografía:

Marta Vilches