REFORMA INTEGRAL DE VIVIENDA EN SANTANDER

Proyecto de Interiorismo y Reforma

La reforma integral de este piso en el centro de Santander es de esos regalos que te trae el destino. Es la tercera vez que me sucede que nos contratan para realizar la reforma integral de una vivienda que previamente había valorado yo para comprar, o más bien con la que había soñado yo para comprar, porque se trataba de ese piso de más de 140 m2 en el centro con techos de 3 metros de alto, pero sin garaje ni ascensor. Algo por lo que podemos estar dispuestos a pasar por alto los más románticos, pero no es entendido por todo el mundo, y menos por mi pareja a la hora de invertir en un piso. Os podéis imaginar la alegría infinita que me dió cuando nos contrataron y fui a visitarlo por primera vez, después de haberlo imaginado en mis búsquedas inmobiliarias a través de idealista.

Se trata de un piso de unos 140 m2 construidos, 120 m2 útiles muy compartimentado como casi todos los pisos muy antiguos. El piso contaba con dos salones, uno orientado a norte con dos alcobas en su interior y otro orientado al sur con 2 alcobas más que daban a una galería y una serie de balcones de la calle principal. Un largo pasillo separaba la zona norte de la sur y dos habitaciones más volcaban hacia él y al fondo del mismo, una cocina muy pequeña y sólo baño. En total, 2 salones y 6 habitaciones para una cocina muy pequeña y un sólo baño. Este tipo de disposición hoy en día no es nada funcional, las cocinas al fondo separadas de la zona principal de día no son nada prácticas, y las familias además ni tienen por lo general servicio viviendo en casa, ni son por lo general tan numerosas. Además, la vivienda la había adquirido una pareja joven sin hijos, por lo que la distribución del estado actual tenía si cabe menos sentido aún.

El edificio en el que se encontraba este piso es de estructura de madera, se puede observar la inclinación que han ido sufriendo las vigas de madera y los desniveles en los techos y suelos. Gran parte de la estructura de madera sobre todo en las zonas húmedas y en fachada se habían deteriorado por humedades y filtraciones, por lo que eran necesarios refuerzos de estructura puntuales en algunas áreas. Además queríamos dejar el piso prácticamente diáfano, por lo que para empezar a tirar tabiques en un edificio como este era harina de otro costal. Para ello, pedimos la ayuda de un estudio con el que colaboramos en estos temas y que nos ayudó a realizar el proyecto de estructura de esta reforma para este proyecto de arquitectura completo.

Una de las premisas de esta pareja es que no querían hipotecar todo la parte sur del piso para el salón, y querían que su dormitorio principal estuviera orientado también a sur. En ese momento vivían en un piso cuyo dormitorio daba a norte y era una sensación que no tenían ganas de repetir en su nueva vivienda. Por otro lado, tan sólo querían dos dormitorios, y un detalle curioso: bajo ningún concepto querían isla con barra.

Hicimos exactamente lo que nos dijeron. Dejamos el dormitorio principal al sur, ocupando los dos balcones al sur y lo delimitamos, guiándonos por las líneas de viguería para que la estructura sufriera lo menos posible y pudiera apoyarse sobre los tabiques. El tercer hueco al sur, es una galería acristalada que da al sureste y esa es la parte que incorporamos al salón. Un salón que ocupa toda la parte central de la vivienda como si de una gran pista de baile se tratara, se extiende en forma de S, desde la galería sur hasta la ventana norte de la cocina abierta parcialmente también hacia esa zona de día. La cocina sigue ubicándose en el mismo lugar pero se alarga en dimensiones ocupando una segunda habitación. El baño a su vez, se sigue también ubicando en el mismo lugar pero se desdobla creando un segundo baño que queda en suite dentro del segundo dormitorio esta vez si, orientado al norte. En consecuencia la distribución del estado reformado ha quedado a la inversa que en la disposición original. Dos dormitorios, uno orientado al sur y otro al norte con un gran espacio de día que los une. Por último ampliamos toda la zona de aguas sin necesidad de cambiarla de ubicación.

De esta manera la luz fluye de norte a sur, pero nos entra también por el este ya que abrimos todas las habitaciones centrales que se abrían hacia el este. Abrir la luz de lado a lado de los pisos es uno de los recursos que nos gusta más utilizar siempre que se pueda.

Dejar un espacio tan compartimentado y con tanto desnivel diáfano, suele presentar dificultades a la hora de nivelar el nuevo espacio ampliado. Además, en este caso, queríamos mantener el suelo de castaño original porque era precioso y se encontraba en bastante buen estado. Y ya que íbamos a tener que prescindir de las preciosas escayolas que coronaban la mayoría de las habitaciones por quedarnos casi sin ellas y además, teníamos que reforzar parte de la estructura era muy importante mantener otro de sus valores, su gran altura sin comprometerla debido a un gran techo corrido nivelado. Nivelar el techo de lado a lado del piso suponía bajar el techo casi 30/40 cm quedando las vigas ocultas. Podíamos hacer eso, bajar los techos, ocultar la viguería de madera y volver a colocar escayolas, o optar por mantener las alturas e ir haciendo diferentes alturas de techos entre la viguería de madera, sobre todo en la parte más central.

El piso podía perder algo de su nobleza al dejar la viguería de madera vista a pesar de mantener su precioso suelo visto. El gran espacio central tan sólo contaba con la personalidad del suelo y ahora los marcados pilares de madera. El piso necesitaba que le volvieran a dotar de elegancia, pero de una elegancia modernizada y sobre todo, mucho más luminosa y fresca. La mayor modernizad y tendencia en la decoración es mezclar lo antiguo con lo nuevo, apreciar lo antiguo;, su valor, su envejecimiento y su pátina, y mezclarlo con diseño ya clásico y moderno. Mezclar diseño en definitiva que contrasta entre sí, es algo que siempre funciona sobre un fondo neutro. Y una cocina integrada en un salón de este estilo y sin una barra o isla que nos ocultara parte de ella sólo podía ser elegante a la vez que muy rotunda y con mucha fuerza. Y no hay para nosotras color más elegante que el negro. El negro en esta parte de la vivienda conseguía tensionar el espacio y diferenciar sólo visualmente la zona de la cocina por el color oscuro.

Un color marcado por el suelo hexagonal de color pizarra a juego con los muebles bajos de la cocina (de nuevo utilizamos el recurso de elevar el color del suelo por la pared en la cocina). En la pared, azulejo crystal de Hisbalit en formato rectangular gris mate, y una encimera de granito gris importación maravillosa para rebajar el tono oscuro. Una gran campana metálica (quizás nuestro modelo preferido de pared) de líneas rectas sobre una placa de gas, y unos preciosos apliques negros de Aromas del campo rematan una alargada pared de cocina que termina en un banco con almacenaje que nos sirve de asiento de una pequeña mesa de desayuno. La pared enfrentada a ella de esa cocina es de menos longitud, y alberga todos los electrodomésticos que pueden ir albergados en mueble columna. Frigorífico, congelador, lavadora, secadora, escobero, caldera, microondas, horno. Todos ellos panelados tras unas preciosas puertas de laminado de madera, consiguiendo así introducir la madera en la única habitación que carecía de ella. ¿Os cuento un secreto? Después de diseñar esta  cocina la diseñé casi exactamente igual para nuestro estudio y ahora mismo es la que tenemos expuesta en él.

Durante la obra, a la clienta le asaltó una gran duda: ¿No me estaré pasando dejando sólo dos habitaciones con lo grande que es este piso? Nuestra respuesta fue que ya habíamos pensado en eso, porque no nos gusta que los pisos pierdan rentabilidad, el m2 es muy caro como para invertir dinero en reforma y acabar luego perdiendo dinero en la venta por haber quitado ciertas cualidades. La distribución se había pensado para que una zona del salón se pudiera cerrar el día de mañana si queríamos y hacer una tercera habitación. Se hizo muy trasparente mediante una gran mampara central, y con dos ventanales sobre las paredes laterales para que pudiera seguir pasando la luz de lado a lado y a su vez pudiera ocultar una cama en un momento dado o un armario de altura 2 m. Se ha convertido en el despacho de trabajo de él y la decisión ha sido un acierto a la hora de crear un rincón más dentro del salón. Ya que de esa manera el sofá puede apoyarse en una pared quedando recogido y creando un espacio más acogedor.

Entre la cocina y el despacho se coloco en el centro la mesa de comedor de madera acompañada con sillas Wire y la gran lámpara de comprada en Domestica. Una mesa más grande y extensible que marca el centro del espacio central y que se encuentra enfrentada a una segunda mesa, en este caso en la cocina, y en este caso a la inversa. La mesa en negro y las dos sillas de estilo wishbone de madera, el conjunto apoya sobre una pared que limita el espacio y sobre la que se encuentra un gran espejo que refleja toda la luz de norte que entra por la ventana de la cocina.

El espacio central de la zona de estar estaba marcada por la entrada a la vivienda que abría directamente hacía el salón. En un inicio se sugirió una librería que nos ofreciera la transparencia que quisiéramos entre el salón y el recibidor. Pero durante la obra se decidió crear un medio tabique de altura la línea de los ojos aproximadamente que separara el recibidor del estar y que a su vez albergara la TV por su parte trasera hacia el salón y permitiera apoyar una pequeña consola de entrada hacia la entrada. De esta manera la parte central de la zona diaria la ocupa el estar y la zona de TV. Y por último al fondo, en el espacio previo a la salida a la galería se ubica una segunda zona de estar, pero igualmente relacionada con la de la TV al encontrarse enfrentadas. Un área más de lectura en la que proyectamos una daybed, que aún no está pero que seguro que próximamente estará, porque sabemos de buena tinta que es una de las piezas más perseguidas por sus dueños.

Por útlimo el dormitorio principal, aquí si, pura simplicidad nórdica.  Sus techos altos y sus dos balcones aportaban ya suficiente belleza. Así que todo al blanco y a dos grandes lámparas de ratán a los lados, un clásico ya en nuestros proyectos. ¿Te suena? El segundo dormitorio no se diseño demasiado tampoco. Contaba con espacio alargado (debía haber sido antiguamente una galería) al que se accedía por una gran arcada en la que habíamos proyectado una gran mesa corrida. Durante el transcurso del proyecto se pensó también que podía ser un lugar bonito para poner dos camas individuales corridas, así que también se pensó para eso, y como tercera opción para que pudiera colocarse una gran cama de matrimonio. En definitiva esa habitación que hay que pensarla para que crezca contigo y disponga de cada una de esas posibilidades. Pero a la toma de estas fotos, todavía esta no abía adquirido nnguna función más que de momento ser dónde se iban guardando las cosas hasta colocarlas. Por eso no hay fotos!

Ahora sí por último uno de los baños porque del otro tampoco pudimos hacer fotos (tenemos que volver!). Los baños los planteamos ambos iguales con el lavabo fuera para que no dieran directamente a la zona publica y hubiera un paso previo. De esta manera en el hall del baño propiamente dicho podíamos conservar la madera (el baño avanzaba un poco) y sólo cambiábamos el pavimento de lo que era propiamente el baño anteriormente, que alberga la ducha y el inodoro solamente. En las paredes azulejo de Nais colocado de una forma preciosa. Y detalles en negro como esquineros, griferías y mamparas que ayudan a darle caraácter y elegancia a un baño así de blanco. El mueble del lavabo diseñado por la propia clienta es un modelo que hemos incporado a nuestro catálogo de básicos y que esperamos que veais en prçoximos proyectos que hayamos fotografiado.

En defintiva un piso luminoso, elegante con mucho diseño y gran personalidad de los clientes . Casi casi, la misma reforma que hubiera realizado yo misma para mi familia. Y de este piso sólo tengo ganas de seguir viéndolo embellecerse, porque eso es lo que le va a suceder sin duda, con unos dueños con un gusto tan exquisito y fresco. Y veros disfrutar eso es maravilloso.

Proyecto:

Caravan Interiors

Gestión de obra:

Caravan Interiors

Fotografía:

Marta Vilches