INTERIORISMO PARA SEGUNDA VIVIENDA. SANTANDER

Proyecto de Reforma y Decoración

El proyecto de interiorismo para una segunda vivienda en Santander, comienzan a ser unos de nuestros servicios más habituales. Santander está de moda, y nosotras, nos sentimos muy agradecidas por la confianza que nos brindan los clientes desde la distancia, para realizar sus proyectos y ejecutar la dirección de sus obras.

En este caso, se trataba de un piso de 3 dormitorios al que, para venderlo, habían hecho un lavado de cara a los baños y cocina de manera previa.

El lavado de cara que se había realizado en los baños y en la cocina era muy simple. Tanto en los baños como en la cocina se había colocado un porcelánico en gris cemento y se habían alicatado en blanco (en el caso de la cocina solo en la zona del frontis de la encimera. En los baños, todos los sanitarios se habían sustituido: las bañeras se habían cambiado por platos de ducha. Y por lavabos, se habían instalado unos muebles suspendidos. En la cocina los muebles también se habían sustituido por muebles de cocina en laminado blanco. Todo muy neutro, muy blanco, correcto, pero sin demasiado sabor.

Cuando nuestro cliente compró el piso y nos llamó, nos comentó que quería darle “otro aire”. A pesar del lavado de cara que se había hecho en las zonas húmedas, el piso todavía tenía un sabor anticuado, y quería convertirlo en un piso lo más acogedor posible, en el que estar a gusto cuando estuviera de vacaciones. Por su trabajo viajaba mucho, y esa sensación de ser acogedor, le parecía muy importante.

La Distribución

Dado que íbamos a tocar lo menos posible, la cocina y los baños por estar recién reformados, nos centramos, en este proyecto de interiorismo para en la distribución del resto de habitaciones. Siempre, teniendo en cuenta, que se trataba de una segunda vivienda. La primera actuación acerca de la distribución la teníamos todos clara, en el momento que nos encontramos para ver el piso. Se trataba de unir la entrada al salón, acortando el pasillo que funcionaba de distribuidor a los dormitorios, y agrandando así, de una manera considerable todo el espacio de salón-comedor.

La segunda actuación que nos pidió el cliente, fue más sorprendente. El piso contaba con 3 dormitorios, pero ninguno pasaba de los 10 m2, todos eran muy pequeños. Por lo que se nos pidió, unir los dos dormitorios que eran continuos y simétricos. Además, ambos dormitorios, volcaban a una terraza que se había convertido en galería de manera previa. Galería, que también se quería integrar de la mejor manera, en ese gran dormitorio. La galería tenía el suelo más elevado y se salía a ella a través de las puertas exteriores de los propios dormitorios, ya que eran dormitorios separados, pero unidos por la propia galería.

La Reforma

A estas peticiones del cliente, se sumaron a la reforma de distribución cosas como: realizar el cambio de parte de las instalaciones. La instalación eléctrica se hizo prácticamente nueva, al principio porque alterábamos parte de la distribución. Pero después, porque nos dimos cuenta cuando iniciamos la obra, que cuando hicieron el lavado de cara de la cocina, no habían realizado la instalación eléctrica acorde a la nueva normativa. Se habían limitado a poner los nuevos muebles conectando prácticamente todos los electrodomésticos, a la misma línea.

También se nos pidió cambiar parte de los radiadores. Algunos había que cambiarlos por la nueva distribución, pero también ocurría, que en el lavado de cara que se había realizado de manera previa en los baños, habían dejado los radiadores originales, por lo que quisimos sustituir por radiadores toalleros. En definitiva, un proyecto en el que aparentemente se tocaban pocas cosas, se convirtió en una reforma integral en toda regla. Salvo, que no pusimos nuevos ni la cocina, ni los baños.

Pero el peso principal de este proyecto se encuentra en el Interiorismo propuesto para esta segunda vivienda en Santander. Que se basó, sobre todo, en crear un ambiente acogedor y luminoso.

El proyecto de Interiorismo

El salón y los dormitorios que se iban a convertir en dormitorio principal, se orientan al norte. Por lo que ganar luminosidad, era imprescindible para el Interiorismo de esta segunda vivienda en Santander. La luz de norte, es una luz muy mal entendida por lo general. Es cierto que no es la orientación más soleada, y si que es la más fría. Pero también, es una luz que entra de una manera muy horizontal y sin deslumbrarnos, es una luz perfecta para bibliotecas por ejemplo.

Para que esta luz gane en presencia, lo mejor suele ser unirla con alguna otra  ventana que de a sur, de esa manera la luz de norte se tamiza de lado a lado de la casa bañándola entera. Sobre todo, si hay cortinas traslúcidas que ayuden a tamizar esas luces y a extenderlas por el espacio.

Unión de la entrada con el salón.

Uniendo la entrada con el salón, ayudamos a este piso a ganar en luz. Pero sobre todo, lo que cambió, fue la primera impresión al abrir la puerta principal. Siempre decimos que, este primer momento de abrir la puerta de casa, es muy importante. Nada tiene que ver, abrir la puerta de tu segunda vivienda a la que vas unos días de vacaciones encontrándote un hall cerrado y oscuro. A abrir la puerta, y encontrarte con toda la luz del salón llegando hasta la entrada.

En este caso, además, la zona propuesta para el estar, queda lo sufrientemente lejos de la entrada como para no sentirse expuesto. La propia forma del hall, nos proporciona la intimidad suficiente aunque ahora el salón carezca de tabique separador. Además, en la entrada se encuentra inmediatamente la puerta de la cocina. Y tenemos el espacio suficiente, para una consola con espejo y un gran armario. Por lo que el propio espacio de la entrada, queda delimitado sin necesidad de paredes.

La paleta de Colores

Toda la carpintería de la casa se sustituyó por carpintería lacada en color blanco. Puertas de paso, rodapié y armarios, así como puerta principal, se pusieron nuevos. Así que, para contrastar ese blanco que iba a inundar casi toda la vivienda, y para que empastar con el color de la madera del suelo que respetábamos, optamos por seleccionar un azul fuerte para las paredes principales de cada una de las estancias. Ayudando así, a crear tensiones, y focalizar los puntos de interés de cada espacio.

De esa manera, en la zona de día, toda la pared principal, en la que apoya el sofá del salón y también el comedor, que se une a la entrada; y por la que también se accede al resto de las habitaciones (dormitorios, baños y cocina), se decidió focalizarla como pared de contraste, y pintar en ese Azul grisáceo tan característico de Santander. Dejando el resto de paredes y techo en color blanco (S-500N nuestro favorito).

El dormitorio Principal

Ya hemos comentado, que este proyecto de interiorismo es para una segunda vivienda en Santander, de uso vacacional. Y que nuestro cliente, nos había solicitado un dormitorio amplio, que le permitiera pasar tiempo en él. Que tuviera, en definitiva, diferentes rincones con usos diferenciados.

Al unir dos de los dormitorios y añadir la galería, los metros cuadrados de este dormitorio superaban a los del estar, por lo que en un primer momento, le sugerimos dedicar parte de él a un vestidor, además de incorporar uno de los baños al dormitorio principal. Si se incorporó el baño al dormitorio principal convirtiéndolo así, en un dormitorio principal con baño en suite. Pero nuestro cliente, no veía necesario la parte del vestidor, al tratarse de una segunda vivienda de uso ocasional. Prefería una zona de lectura o de estar, y una zona de trabajo.

La galería

Lo más costoso de esta reforma, fue incorporar la galería al dormitorio principal, y que el espacio pareciera de verdad integrado. Por un lado implicaba nivelar todo el suelo de la terraza y el de ambos dormitorios. Y por otro lado, unir y el dibujo de las tablillas del suelo de madera haciendo la forma de espiga que dejaba el tabique que se había demolido, entre las dos habitaciones. Implicaba también, seleccionar un acabado de poco espesor para la zona de la galería, para que quedara nivelado con el suelo de madera del propio dormitorio.

Además, para integrarlo todo un poco más, ampliamos los huecos de la fachada original todo lo que pudimos, permitiendo con ello, que pasara toda la luz al dormitorio. El acabado seleccionado para el suelo de la galería fue el formato radial de Hisbalit, para nosotras, el mejor acabado a la hora de escoger un pavimento de poco espesor para reformar y unir suelos. No solo son estupendos por su espesor, o por ser material totalmente reciclado. Es que además, otorgan un plus de elegancia con sus diseños Art Factory, estando siempre en la primera línea de la tendencia actual.

El panelado de palillería

Puesto que era un gran dormitorio, necesitaba de un gran cabecero, y disimular lo mejor posible, lo que quedaba de fachada entre el dormitorio y la galería. Para darle la importancia que merecía, propusimos hacer un cabecero de madera con palillería. Además, como ambos dormitorios tenían inclinada la pared donde apoyaba la cama (razón por la cual propusimos en un primer momento ahí el vestidor), necesitábamos formar un cabecero a escuadra de las paredes, de manera que la cama apoyase recta sobre ella.

Así que se realizó una tabica de pladur hasta la altura de 140 cm, que se paneló con palillería. La misma palillería, que utilizamos en la mocheta que queda separando la galería del dormitorio y también, para focalizar la zona de trabajo que creamos al lado del armario. Dado que esa pared del cabecero se convertía, de nuevo, en pared principal, decidimos pintarla en el mismo tono azul de la zona de estar, por encima de la repisa que conforma el cabecero de palillería. 

Mobiliario

El resto del protagonismo de este dormitorio, aparte de las zonas paneladas con la palillería, lo tiene el suelo de Hisbalit en la galería, y el escritorio que se conforma entre el lateral del gran armario corrido y la antigua fachada de la terraza. Una consola volada con dos cajones realizada por Stol. Lo demás un gran armario con puertas de DM lacadas en blanco y con uñero (sin tirador), y el acceso al baño desde el propio dormitorio mediante una puerta corredera.

La iluminación siempre cobra un gran protagonismo en todos nuestros proyectos de interiorismo, y en especial los apliques. Este dormitorio cuenta con 5 apliques, 2 a los lados de la cama, otro en la zona del escritorio, y los otros dos se situan de manera simétrica a los lados de la galería, bajo los que se colocaron sendas butacas de lectura. Los apliques al lado de la cama son de Ineslam, sin embargo los otros 3 aplique, se compraron en La Redoute, al igual que la silla del escritorio y las mesillas al lado de la cama. Las butacas, de la galería son de KENAY HOME.

Dormitorio infantil

El resto de proyecto de interiorismo de esta segunda vivienda en Santander, consistió básicamente en amueblar y decorar el resto de las estancias. El segundo dormitorio de este piso era el más pequeño de todos, por lo que aprovechar al máximo todos sus m2 era la tarea principal. La disposición que utilizamos, es una de las más habituales en este tipo de dormitorio. El armario en la pared más cercana a la puerta, una mesa frente a la ventana, y apoyada en la pared más larga entre el armario y la mesa: la cama.

En este caso,  a este dormitorio, le sucedía lo mismo que al dormitorio principal. Su pared más importante contaba con una cuña importante, por lo que era necesario para aprovechar al máximo todos sus m2, colocar todas las paredes a escuadra. Para ello, utilizamos, el mismo recurso que en el dormitorio principal. Crear un cabecero de pladur que nos permitiera colocar apoyada a ella la cama, quedando el resto de los elementos perpendicular a ella, y una pequeña repisa de apoyo superior. En este caso, solo pintamos el cabecero de pladur en blanco como la estructura de la cama, y la parte superior la empapelamos con un papel decorativo con topos de colores.

Dormitorio a medida

Una de las peculiaridades que tiene este dormitorio, es que su longitud no nos daba para que el armario tuviera una zona previa de acceso entre la cama y él. Y por este motivo, se hizo a medida de manera que quedara totalmente encajado con la propia cama. Así, la parte de cuelga del armario, vuelca hacia la zona de cama, pudiendo acceder a ella mediante una puerta plegable abatible, de forma que el acceso sea lo más cómodo posible. Y la zona de cajones del armario, se orienta de manera perpendicular, accediendo a ella desde el propio costado del armario.

El tablero que hace de escritorio, también se hizo a medida con STOL. Y en este caso, si que lo hicimos con forma de cuña, para poder aprovecharlo al máximo. De manera, que la parte con mayor fondo del escritorio fuera la que recoge la cajonera en la pared, y el escritorio se fuera estrechando a medida que se acercaba a la cama hasta apoyar en el pilar de la esquina de la habitación.

El resto del mobiliario consiste en una cama nido de KENAY HOME, la cajonera y la silla de IKEA, el aplique de la pared y la lámpara del techo de Ineslam, y por último la pequeña alfombra de Benuta.

El distribuidor

Una de las cosas que también mejoró notablemente a la hora de unir la entrada con el salón, es que se cedió también darle parte del pasillo al estar. Eso hace que se redujera el pasillo notablemente y se convirtiera en a un pequeño distribuidor (y no un pasillo) al que vuelcan directamente los dormitorios. Además, ese distribuidor cuenta con su propia puerta al salón, lo que le sigue dotando de intimidad a los dormitorios, pero también, y más importante, al segundo baño de la vivienda.

La cocina

En la cocina no íbamos a intervenir, pero sin embargo, creemos que acertamos cuando le propusimos al cliente colocar un papel del mismo tono azul que habíamos utilizado en toda la casa. El colocar ese papel, y pintar la columna de dicha pared en el mismo tono azul, nos ayuda a de nuevo dar importancia a la pared en la que apoya todo el mobiliario de la cocina.

Las sillas y la mesa de la cocina es un conjunto de Sklum, y la lámpara sobre ella de nuevo es de Ineslam.

Lo Mejor

Pero sin duda, lo mejor fue entregar este piso. Me considero una persona discreta, así que no suelo preguntar mucho sobre la vida personal de mis clientes, a no ser que sea necesario para el proyecto. En este caso, sabía muy poco de la familia de mi cliente, pero tampoco me sorprendía demasiado que la mujer no tomara parte activa en el proceso de decoración. Últimamente cada vez nos llegan más clientes hombres que nos solicitan proyectos de decoración o reforma. Y en muchas de esas ocasiones, son ellos los que adquieren la figura de interlocutor hacia nosotros, mientras su mujer que se desentiende del tema, para solo comentarlo en privado.

Pero en este caso fue mejor. Y es que en el último momento, el cliente nos confesó que era una sorpresa para su mujer y su hija, y que éstas no sabían nada de lo que se había hecho en el piso.

Ver sus caras de sorpresa y felicidad al entrar, me hizo sentir como si estuviera en la televisión, y fuera parte una de esas series de los gemelos reformando, dando a alguien una sorpresa. Creo que ha sido, uno de los momentos más gratificantes de mi trabajo. 

Proyecto:

Caravan Interiors

Gestión de obra:

Caravan Interiors

Fotografía:

Ana Carbó